no-es-un-monstruo-tan-grande-metafora-hadria

Yo no me daba cuenta de que vivía con un miedo intenso…, hasta que un día en una conversación, me vi cortando constantemente el tema cada vez que salía, evitando hablarlo, y en el fondo, queriendo ignorar que existe.

Ese mismo día me explicaron esta metáfora,
con esa pregunta que suele costar responder:

¿a qué tienes tanto miedo?

Me resistí, pero respondí.
Y sólo al verbalizarlo, al decirlo en alto, sentí que se desvanecía el peso que me hacía caminar encogida de hombros.

Lo entendí rápido…
Decirlo en alto era dar luz a una sombra.
Con mis miedos hechos palabras, había iluminado con un gran foco a mi monstruo, y visto a la luz, era más bien pequeño, e incluso algo ridículo.
Era sin luz cuando la sombra que proyectaba parecía inmensa y se adueñaba de todo el espacio.

No es que el miedo se haya evaporado, pero desde este momento, trato de ver la magnitud real del miedo, y no todo lo que aparenta crecer, y a todas las áreas de mi vida a las que salpica cuando evito mirarlo de frente.

“Aquello que más temes, ya te ha sucedido”

Otras metáforas para ti:

mayo 28, 2024

+ARTÍCULOS